RECETAS              MENÚS FAMILIARES              CAFÉ DEL VIERNES              FOTOS              CONOCIENDO A...

Mostrando entradas con la etiqueta primer plato. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta primer plato. Mostrar todas las entradas

31/3/14

Marmitako de salmón

marmitako de salmon


Tengo en mente ya algunas recetas fresquitas y ligeras para cuando llegue el buen tiempo. Estuve tentada de escribir alguna durante ese par de semanas que, al menos en Madrid, disfrutamos de muy buen tiempo. Pero ha vuelto el frío y a mí me siguen apeteciendo los platos de cuchara calentitos.

El plato de hoy es un clásico, el marmitako, lo que pasa que dándole un giro distinto: cambiamos el bonito por el salmón. Por supuesto, la idea no es mía. Lo vi en un libro de Martín Berasategui que compré hace muchos años, 'Martín Berasategui nos enseña a cocinar'. Lo vendían con un periódico.
La receta que él da es muy sencilla, pero yo ya hacía la que me había dado mi madre, así que lo único que hice fue cambiar el pescado que utilizaba.


marmitako-ingredientes-h20

Ingredientes:
- Lomos de salmón, limpios de piel y espinas.
- 2 dientes de ajo.
- 1 cebolla mediana.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1 tomate.
- 3 patatas grandecitas.
- Caldo de pescado.
- 1 vasito de vino blanco.
- Aceite.
- Sal.

Preparación:

En una olla doramos dos dientes de ajo pelados. Los sacamos y reservamos. En este aceite, pochamos la cebolla picada finita. Cuando esté transparente, incorporamos el pimiento rojo, picado finito también, y el tomate, en trozos grandecitos. Dejamos que se fría todo a fuego lento.

Cuando esté rehogado, le ponemos las patatas 'tronchadas' en trozos del tamaño de un nuez. Lo movemos todo para que se mezcle bien y lo cubrimos de caldo de pescado (casero, de brick o agua más pastilla de caldo de pescado).

Por otro lado, machacamos los ajos que habíamos reservado. Los echamos a la olla, junto con el vasito de vino blanco. Lo probamos de sal y y dejamos cocer hasta que las patatas estén cocidas.

En ese momento, añadimos el salmón cortado en trozos, que previamente hemos dado una vuelta en una sartén (pero sólo una vueltecita para que no se endurezca).

Dejamos que dé un hervor y listo para comer.

PD. Para no tener que estar sufriendo durante la comida los comentarios de mis hijas de '¿Esto rojo qué es?', 'No me gusta la cebolla', o 'Quítame esta pielecita', he pasado toda la salsa por la batidora y por eso tiene ese color rosado y es más espesa.

27/2/14

Patatas a la suegra



patatas-con-almendras

Lo sé, lo sé.. el título de la receta es un poco raro. Prometo que no he cocinado a mi suegra. Yo la adoro. Son las suegras de otras... Realmente es un guiso de patatas con almendras, muy apropiado para días de frío.

Lo de la suegra es culpa de mi abuela materna y de mi madre. Según cuentan ellas, la receta era de la suegra de mi abuela, es decir de una de mis bisabuelas (lo he estado pensando un poco al escribirlo, porque no me aclaro con los árboles genealógicos). Y por otro lado, se solían cocinar con las almendras de la suegra de mi madre, es decir de mi abuela paterna. ¿Os habéis hecho un lío, verdad? No me extraña.

Dejemos las historias familiares y vayamos al lío. Receta de Patatas con almendras.




Ingredientes:
- 1 kg de patatas.
- 2-3 dientes de ajo.
- 1 hoja de laurel.
- 12- 14 almendras crudas.
- 1 huevo duro.
- Sal.
- Aceite.
- 1 cucharada de harina.
- Perejil.
- Agua.
- Colorante o azafrán.

Preparación:
Pelamos las patatas y las tronchamos en trozos del tamaño de una nuez. Las cocemos en agua, con sal y laurel (el agua que las cubra, poco más, ya que tienen que quedar caldosas).
Mientras, en una sartén con un dedo de aceite se fríen los ajos en láminas (*). Añadimos a los ajos una cucharada de harina, removemos y lo incorporamos en la olla donde están las patatas, cuando éstas estén prácticamente cocidas.
En este momento, ponemos también el perejil picadito y una cucharadita de colorante (o el azafrán).
Damos vueltas despacio, para todo se ligue un poco. Al final, incorporamos las almendras machacadas y el huevo duro partido en trozos. ¡Y listo para tomar! ¡Qué aproveche! 

(*) A mi familia no le va mucho el sabor del ajo (a mí me encanta), así que para que no sepa tanto y no se lo encuentren en el caldo, lo que hago es freirlo entero, habiéndole dado un golpe en el mortero para que se abra y suelte un poquito de su juguito. Y no lo incorporo a las patatas, lo retiro de la sartén antes y sólo vierto el aceite con la harina.

4/2/14

Patatas en caldillo

patatas-en-caldillo


Como gestora de compras de mi casa, soy un poco desastre. Llevo 'anotadas' en la cabeza las cosas que necesito, y en general, siempre se me olvida comprar algo (y me doy cuenta cuando ya estoy en casa).
Desde hace algo más de un año, las compras grandes de supermercado las hago 'online'. Como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes. Ventajas: ahorro tiempo y evito cargar peso, la hago cuando quiero (generalmente por la noche en casa), y en los distintos supermercados online en los que he comprado, muy satisfecha del servicio.
También tiene desventajas. Te lo suelen servir dos días después de haber hecho el pedido, y aunque, puedes levantarte a comprobar en la cocina las cosas que necesitas, al no ver los pasillos del supermercado, no compras artículos especiales, que no suelen estar en la cesta habitual.
En mi caso, las ventajas ganan a las desventajas, y hago una o dos compras online al mes, aunque sigo yendo al supermercado normal para las cosas que me falten del día a día.

Pero lo dicho, soy un desastre hasta haciendo la compra online, así que en mi último pedido llegaron 10 kgs. de patatas, cuando yo solo quería comprar 5. Como consecuencia, tengo que cocinar con ellas para darles salida y que no se pongan malas. 


Aquí va la receta, patatas en caldillo. Siguiendo mi línea de sencillez absoluta y por supuesto, receta de mi madre. Algún día hablaremos de por qué, por mucho que ella me dé las recetas, no me queden los platos tan ricos.


ingredientes-patatas-en-caldillo


Ingredientes:
- 1 kg de patatas.
- 1 diente de ajo.
- Aceite.
- Pimentón dulce.
- Comino.
- Agua.
- Sal.

detalles-patatas-caldillo

Preparación:

Pelamos y cortamos las patatas como para tortilla, pero algo más anchas. En una sartén con fondo o en una cazuela, ponemos aceite y freímos las patatas a fuego lento, y teniendo cuidado de que no se rompan.

Cuando estén tiernas, las retiramos del fuego y ponemos una cucharadita de café de pimentón, con precaución para que no se queme. Las ponemos de nuevo en el fuego, las cubrimos de agua, y añadimos sal, el ajo machado y un poco de comino.

Lo dejamos cocer a fuego lento durante una media hora, vigilando que siempre tengan agua. 

fin-patatas-caldillo



PD: La razón de que haya más fotos es que sigo practicando en mi curso Hello!Blogging de Hello!Creatividad. ¿Creéis que voy mejorando?


19/11/13

Níscalos con patatas, regalo de otoño

Lo reconozco, me encantan los regalos, pero si son de comida, más. Cuando vi una bandeja de níscalos recién cogidos en la mesa de la cocina, empecé a pensar cómo iba a cocinarlos. La primera idea que me vino a la cabeza fue la receta de Setas al horno, pero con el otoño-invierno que ha llegado de repente a Madrid, nos apetecía un plato de cuchara, calentito.
Busqué por los libros de recetas que tengo en casa, y encontré una de un guiso de níscalos con patatas.
Muy sencilla y de verdad, muy rica.



Ingredientes:
- 1 Kg de níscalos,
- 4-5 patatas medianas,
- 1 pimiento verde,
- 1/2 pimiento rojo,
- 1 cebolla,
- 2 dientes de ajo,
- 1 cayena (yo no tenía y no le puse),
- 1/2 vaso de vino blanca,
- 1 tomate maduro,
- pimentón dulce,
- jamón ibérico en taquitos,
- sal,
- perejil, 
- agua,
- aceite de oliva

Preparación:

Limpiamos bien los níscalos, les quitamos el rabito y los troceamos en taquitos.
En una cacerola, con aceite caliente, pochamos los pimientos, que previamente hemos cortado troceado. 
Cuando estén blandos, les añadimos la cebolla y los ajos picados, y la cayena.
Una vez que esté todo pochado, ponemos el tomate pelado y cortado. Cuando haya soltado el  agua y ésta se haya evaporado, ponemos los taquitos de jamón. Les damos unas vueltas y añadimos los níscalos.
Rehogamos bien los níscalos, dejando que suelten su agua. Añadimos las patatas peladas y tronchadas, y una cucharadita de pimentón. Dejamos que se rehogue durante un par de minutos. 
Echamos el vaso de vino, lo cubrimos con agua y ponemos un poco de perejil. 
Dejamos que cueza unos 20 minutos, hasta que la patata esté blanda. 
Servir caliente y a disfrutar





9/11/13

Comenzamos.... Garbanzos con morcón o sobrasada

Comenzamos, mi primera receta en Bizcochodechocolate.com... 
Y que mejor manera de empezar que siendo sincera: no soy una gran cocinera, pero me gusta comer bien. No me gusta pasar horas en la cocina, y soy un desastre planificando los menús semanales. Acaban siendo una sucesión constante de los mismos platos. Bueno, al menos eso era antes. Desde hace hace un año, por casualidades del mundo real y virtual, Carmen y yo no parábamos de 'encontrarnos' en todos sitios. Y con su blog cambió bastante el menú familiar. Y una cosa llevó a la otra, y aquí estoy.


Segunda confesión. Adoro el verano, la luz, el sol, el calor. Pero me encantan los otoños luminosos y fríos, que invitan a tomarse un buen potaje. El cocido madrileño es uno de mis platos favoritos, pero mi madre lo hace tan rico, que yo no me atrevo a cocinarlo. Prefiero que me invite a comer y compartirlo en familia. Así que recurro a recetas alternativas para comer garbanzos. Aquí va una de las que más cocino, y que en casa nos encanta a todos.
Hay dos variantes, con morcón (chacina ibérica) y sobrasada, para que cada uno elija en función de sus gustos y disponibilidad de los ingredientes. Si me dan a elegir, lo prefiero con morcón (de hecho, así está hecho el de las fotos), pero con sobrasada también está muy bueno.



GARBANZOS CON MORCÓN O SOBRASADA

Ingredientes para 4 personas:
- 1/2 cebolla grandecita,
- 100 grs. de morcón o sobrasada (pero a mi me chifla el morcón y le pongo un poquito más),
- 1 bote de garbanzos cocidos,
- cominos,
- hierbabuena (opcional).


Rehogamos la cebolla a fuego lento, partida muy finita. Cuando esté bien pochadita, se deshace en ella el morcón (o la sobrasada), friéndolo muy despacio.
Le incorporamos los garbanzos cocidos, quitando el agua del bote.
Se pasa todo a una cacerola, se cubren con agua y se pone un poco de comino (la punta de un cuchilo, más o menos) y la hierbabuena.
Se deja cocer hasta que estén tiernos los garbanzos y se quede una salsita acompañando a los mismos (no son caldosos).

PD: En esta ocasión no he puesto hierbabuena, porque en las fruterías de al lado de casa estaba agotada. ¿Habrá sido la Fiesta del Mojito y yo no me he enterado?