RECETAS              MENÚS FAMILIARES              CAFÉ DEL VIERNES              FOTOS              CONOCIENDO A...

Mostrando entradas con la etiqueta patatas con almendras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta patatas con almendras. Mostrar todas las entradas

27/2/14

Patatas a la suegra



patatas-con-almendras

Lo sé, lo sé.. el título de la receta es un poco raro. Prometo que no he cocinado a mi suegra. Yo la adoro. Son las suegras de otras... Realmente es un guiso de patatas con almendras, muy apropiado para días de frío.

Lo de la suegra es culpa de mi abuela materna y de mi madre. Según cuentan ellas, la receta era de la suegra de mi abuela, es decir de una de mis bisabuelas (lo he estado pensando un poco al escribirlo, porque no me aclaro con los árboles genealógicos). Y por otro lado, se solían cocinar con las almendras de la suegra de mi madre, es decir de mi abuela paterna. ¿Os habéis hecho un lío, verdad? No me extraña.

Dejemos las historias familiares y vayamos al lío. Receta de Patatas con almendras.




Ingredientes:
- 1 kg de patatas.
- 2-3 dientes de ajo.
- 1 hoja de laurel.
- 12- 14 almendras crudas.
- 1 huevo duro.
- Sal.
- Aceite.
- 1 cucharada de harina.
- Perejil.
- Agua.
- Colorante o azafrán.

Preparación:
Pelamos las patatas y las tronchamos en trozos del tamaño de una nuez. Las cocemos en agua, con sal y laurel (el agua que las cubra, poco más, ya que tienen que quedar caldosas).
Mientras, en una sartén con un dedo de aceite se fríen los ajos en láminas (*). Añadimos a los ajos una cucharada de harina, removemos y lo incorporamos en la olla donde están las patatas, cuando éstas estén prácticamente cocidas.
En este momento, ponemos también el perejil picadito y una cucharadita de colorante (o el azafrán).
Damos vueltas despacio, para todo se ligue un poco. Al final, incorporamos las almendras machacadas y el huevo duro partido en trozos. ¡Y listo para tomar! ¡Qué aproveche! 

(*) A mi familia no le va mucho el sabor del ajo (a mí me encanta), así que para que no sepa tanto y no se lo encuentren en el caldo, lo que hago es freirlo entero, habiéndole dado un golpe en el mortero para que se abra y suelte un poquito de su juguito. Y no lo incorporo a las patatas, lo retiro de la sartén antes y sólo vierto el aceite con la harina.