RECETAS              MENÚS FAMILIARES              CAFÉ DEL VIERNES              FOTOS              CONOCIENDO A...

29/11/14

Conociendo a... La Merienda a las 5


La teoría de los 6 grados de separación se cumple muchas veces, y en ocasiones de los 6 grados te sobran unos cuantos.

Eso me pasó con Esther. Su blog La merienda a las 5 me tenía enganchada, sobre todo los post de orden y organización (soy un desastre y tengo mucho que aprender). La conocí personalmente en la inaguración de la nueva tienda de Luna de Papel, y allí me enteré que entre la dos sólo hay una grado de separación. Yo no sé si fue por eso, pero si ya me encantaba su blog, ahora ya espero con impaciencia el próximo post de orden o tomarnos el té el domingo, porque ya pongo cara y voz a esas conversaciones y consejos. Tiene una voz de esas que transmite calma, serenidad... Estamos ya incluso en negociaciones: ella viene a casa a ordenar algo y yo a cambio le preparo una receta del blog.

Mientras llegamos a un acuerdo, pasa Esther y cuéntanos...


                                                                      Sobre mí

La Merienda a las 5 nació hace año y medio sin pretensiones, y animada por mis amigas, que siempre me decían: “tú deberías escribir un blog”. Así que aquí estoy, y me parecen que han pasado mil años desde aquel día de abril en el que vencí el miedo y le di al botón de publicar. Y me parecen mil años, por la cantidad de cosas que he aprendido, la cantidad de experiencias vividas, y sobre todo por la cantidad de nuevas amigas que he hecho gracias a este mundo 2.0.

El blog comenzó como un pequeño cajón de sastre donde metía de todo, manualidades, cuentos, planes, meriendas… siempre con los niños de fondo, pero sin rumbo fijo. Sin embargo como todo en esta vida, evolucionas, maduras y llega un momento en el que escribes lo que te pide el cuerpo, y sobre todo de lo que más te gusta. Y entonces resulta que empiezan a llegarte e-mails, felicitaciones, te sugieren temas y te das cuenta de que efectivamente has tomado el camino correcto.

La Merienda a las 5, es un blog real, escrito por una madre de tres niños (de entre 6 y 2 años), que trabaja de 9 a 15. Hasta ahí bien, aunque, ¿qué tenía de original o diferente? Poco, la verdad.
Pero la vida, las circunstancias y mis genes germánicos me han obligado a vivir organizadamente, cada día más, así que utilizo el blog como plataforma para ayudar a todos los que busquen o quieran un poco de orden en sus vidas, en sus casas, en su oficina, de un modo sencillo, realista y sin pretensiones. Mezclado con recetas, DIY prácticos, o recomendaciones de lectura para grandes y pequeños y con una pizca de mi toque más personal con la sección El té del domingo.

Por eso cuando Carmen y María me pidieron que incluyera una receta, quise traer nuestro bizcocho favorito, que es muy básico y sencillo pero triunfa allá donde lo lleves, porque está rico y súper esponjoso. Obviamente la receta no es mía, la saqué de Velocidad Cuchara  y lo llaman el Bizcocho de Nata de María y ésta es mi adaptación.




Ingredientes:
- 3 huevos
- 1,5 yogures naturales
- 3 medidas de yogurt de azúcar.
- 1/2 medida de yogur de aceite oliva suave.
- 1/2 medida de yogur de nata líquida.
- 3 medidas de yogur de harina de repostería.
- 1 sobre de levadura.
- Azúcar avainillado (al gusto y si se quiere).

Preparación: 
1.- Batimos con las varillas, con las cuchillas de la mini pimer si es que no tienes ese accesorio  (o con la mariposa si es la Thermomix), los huevos, el  yogurt, el aceite, el azúcar y la nata hasta que esté todo perfectamente mezclado y sin grumos (en la thermo 15 segundos vel. 3).
2.- Se añade la harina y la levadura poco a poco, mejor tamizándola con un colador.
3.- Se mezcla todo muy bien hasta que quede una masa homogénea y sin grumos.
4.- Untamos un molde (yo utilizo uno circular de 24cm de diámetro) con aceite y espolvoreamos harina por encima.
5.-Volcamos la masa. Le damos unos golpes sobre la encimera, cogiéndolo por los lados, para que no se formen burbujas de aire y esté la masa bien repartida dentro del molde.
6.- Lo metemos en el horno FRIO (NO PRECALENTADO). Lo encendemos arriba y abajo, entre 150º y 160ºC y horneamos durante 50 minutos o hasta que cuando saquemos la brocheta, ésta salga limpia completamente.
7. Yo le espolvoreo, al sacarlo del horno y en caliente, azúcar avainillado por encima.
Deja enfriar y listo para La Merienda a las 5.







3 comentarios :

  1. adoro a Esther y su blog y verla aqui en otro de mis blogs favoritos me hace muchisima ilusión!!!!!!!!!! da gusto emepzar asi de bien la semana!!!!!!! Un beso fuerte!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Esther y su blog!! Es un hacha de la organización y de la repostería además de una persona genial! Me alegro de verla por aquí!!

    ResponderEliminar
  3. no había visto esta sección! Esther es absolutamente genial!

    ResponderEliminar