RECETAS              MENÚS FAMILIARES              CAFÉ DEL VIERNES              FOTOS              CONOCIENDO A...

8/7/13

Arroz con Ñoras y conciliando

Ya paso la semana de vacaciones y estas son mis nuevas vistas


y desde luego que no está en mi cabeza quejarme.

Pero necesito desahogarme como muchos de los padres y madres de este país,  porque mira que es difícil esto de la conciliación familiar, como pretenden que con 1 mes de vacaciones tengamos a los niños en casa casi 3 meses??  Económicamente es una ruina. No podemos abusar de los abuelos, ellos tienen que descansar, estar tranquilos, una cosa es que nos echen una mano y otra que les carguemos con nuestros niños,….Si ya sé que es que no nos queda otro remedio, pero desde luego parece que el sistema no es muy justo.

Nos han engañado.

Nosotros no podemos cogernos todas las vacaciones juntos porque que hacemos el resto del tiempo?...intentamos cuadrar como podemos, pero complicado. Los mayores se van de campamento 15 días y la mini este mes tiene guarde,…pero en septiembre?...ay que complicado, está claro que lo pasaremos, pero esto esté muy mal pensado!

Bueno después del desahogo, una receta familiar, muy familiar, creo que si me preguntasen por alguna receta que ha hecho mi madre toda la vida esta sería una de las elegidas.

Además es una receta que le enseñó su madre. Mi abuela era de Águilas, Murcia, no lo tenemos muy claro pero siempre hemos pensado que este sería un  plato típico de esa región. 

Os lo recomiendo porque es muy sencillo y distinto.

Ingredientes
Judías blancas, las pusimos a ojo, pero como 6 puñados. 
4 ñoras
1 tomate maduro
1 cebolla
2 dientes de ajo
500 gr de arroz
Aceite
sal
Preparación
Poner las judías blancas en remojo la noche anterior.
Poner las ñoras a remojo  por la mañana, si cuando empecéis a preparar el plato no están hidratadas las podéis poner 1 minutos en el microondas.
Primero poner las judias en una olla con agua, cubrirlas 2 dedos por encima, a hervir, aproximadamente media hora.
Quitar las pepitas de las ñoras, y el rabo, y cortar la piel en trozos, y se fríe en una sartén con 6 cucharas de aceite.  Se reservan
Cortar la cebolla en juliana y pochar junto con el ajo. Reservar junto con las ñoras.
Por último en el mismo aceite freír el tomate. 
Pasar todo lo que hemos frito junto con el aceite por la batidora, si queda espeso se le puede añadir un poco de agua de las judias.
Incorporar esto a la judías, echar sal y el arroz, y dejar cocer aproximadamente 20 minutos.

El sabor es muy especial, recuerda al pimentón.  Una delicia




7 comentarios :

  1. Te entiendo Carmen. Nos han engañado...

    Un beso y ánimo con la vuelta

    ResponderEliminar
  2. un plato delicioso no hay mas que ver la foto!! bicos

    ResponderEliminar
  3. Ay, carmen,la gran batalla de los padres trabajadores es el verano y las vacaciones escolares. Una locura, un reto,...una cochinada (por no decir otra cosa más fea). Yo me libro este año por estar en paro, algo bueno tengo que sacar de mi situación ¿no? pero te leo y no puedo evitar sentir que se me encoge el estómago porque me trae a la cabeza los quebraderos de cabeza que he tenido en años anteriores. Luego a todo se sobrevive así que no desesperes :)

    El arrocito llega con aires veraniegos...¿o me lo parece mi?

    Bss

    ResponderEliminar
  4. Conciliación familiar? qué es eso? Si no fuera por los abuelos yo no sé qué íbamos a hacer más de uno. La receta tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo sobre la conciliación laboral-familiar...

    El arroz debe estar delicioso.

    ResponderEliminar
  6. Ayyy, Carmen, cómo te entiendo! Mis hijas ya tienen 8 y 4 años, pero aún recuerdo los primeros días de las dos veces que tuve que dejarlas por primera vez en la guardería... Y esos veranos de sus vacaciones eternas mientras que nosotros podemos cogernos como mucho tres semanas seguidas.... Gracias a dios que tanto mis padres como mis suegros están bien y se quedan con ellas, porque si no nos dejaríamos el sueldo en canguros...
    En fin, como tú dices, mejor no quejarnos e intentar pasarlo lo mejor posible.
    Besitos, guapa.
    Montes

    ResponderEliminar
  7. Muy buena pinta. Con el origen levantino, yo lo probaría con garrofón, que suele ser más grande y, para mi gusto, más carnosa que la judía (el método es el mismo).
    Sobre lo de la conciliación, pues sin tener niños te entiendo perfectamente, aun así. A mí cuando me preguntan por los niños siempre digo lo mismo: no me los puedo permitir. Que no es el motivo principal para no tenerlos, pero es que es lo que dices tú: o tienes tiempo o tienes dinero. Y a día de hoy no es tan fácil tener ni una cosa ni la otra. En mi trabajo, ahora en verano, siempre es un lío porque incluso teniendo guarderías hay que ir a llevar/buscar a los niños, los horarios no cuadran (nunca cuadran) y al final es una locura. La conciliación, al final, es una palabra muy bonita pero, por desgracia, con poco esfuerzo real detrás.
    Solo puedo decir: ¡Ánimo!

    ResponderEliminar