4/2/16

Trucos para hacer Pastelitos de Belem



Estoy pensando ya en las vacaciones de verano, no lo puedo evitar. No sé cuando nos las podremos coger ni cuantos días, pero puedo ir soñando no?
Nos apetece playa, pero también enseñarles a las niñas ciudades diferentes. La verdad es que el año pasado me demostraron que les encanta viajar y que disfrutan conociendo lugares nuevos. Se me ha ocurrido ir a Oporto y bajar hacia Lisboa por la costa, pasando varios días en la playa. ¿Qué te parece el plan? Yo ya me he visualizado!!

Y de repente me he visto en Lisboa, paseando en familia... y la mente me he traído un sabor a mi boca... los Pastelitos de Belém. Me encantan!!! (me he puesto a mirar fotos de un viaje a Lisboa de hace muchoooooosssss años).


Así que le he pedido a mis amigas de zaask.es que me contasen un poco de la historia de estos ricos pastelitos y que me pasasen la receta. Y esto es lo que me han mandado!! GRACIAS!

Los pasteles de Belém -también conocidos como pasteles de nata- son uno de los dulces más típicos de Portugal, más concretamente de Lisboa; aunque para ser específicos son de Belém, un barrio situado a las afueras de la capital portuguesa. Los puedes encontrar en cualquier cafetería de la ciudad, pero acercarse a la fábrica original -que está en Belém, obviamente- y esperar pacientemente tu turno tiene su recompensa: un pastel de nata recién hecho y calentito que se deshace en la boca. Eso sí, no olvides añadirle un poco de canela y azúcar glas. Y si tras el bonito paseo por la capital lusa y sus calles de piedra en marcadas por los coloridos edificios, te entre la nostalgia culinaria, atrévete a cocinar tus propios pasteles de Belém. ¿Te atreves? Aquí tienes la receta y algunos trucos para que el resultado sea óptimo.

Ingredientes:
- Planchas de masa de hojaldre rectangular.
- 60 gr de harina.
- 500 gr de azúcar.
- 7 yemas de huevo.
- Medio litro de leche.
- 250 ml de agua.
- 1 cáscara de limón.
- 1 rama de canela.
 ¡Y no olvides de los moldes! Los de papel de aluminio o tipo flan de huevo sirven.

Preparación:

Comenzamos por la masa:
- Enrollamos una plancha de masa de hojaldre haciendo un rulo, y cortamos trozos de unos 3 cm de diámetro. Untamos los moldes con mantequilla y colocamos un cilindro en el centro de cada uno.
- Adaptamos la masa a la forma del molde, dejando el borde un poco más grueso. Pinchamos la masa con un tenedor.
- Dejamos reposar el hojaldre en los moldes durante 20 minutos.

Ahora preparamos el relleno:
- Mezclamos una parte de la leche (luego utilizaremos el resto) con la harina, lo batimos bien y reservamos.
- Calentamos en una olla el resto de la leche con la piel del limón y la rama de canela para que coja sabor. Cuando hierva, se añade poco apoco la mezcla anterior de leche y harina sin parar de remover. Cuando vuelva a hervir se retira la piel del limón y la canela.
- Añadimos el azúcar y removemos sin parar hasta obtener una masa homogénea. Apagamos el fuego y dejamos que repose para que espese.
- Separamos las claras de las yemas de los huevos (las claras no las vamos a utilizar). Batimos las yemas y las incorporamos a la mezcla que hemos dejado reposar, con la ayuda de un colador. Mezclamos todo bien para conseguir una crema homogénea, con un color huevo intenso y semilíquida.
- Rellenamos los moldes con la crema, dejando un poco de margen para que la crema no se desborde en el horno.

Solo queda hornear:
- Precalentamos el horno a 220ºC.
- Colocamos los moldes en la bandeja del horno y la introducimos en la parte media del horno.
- Horneamos durante unos 15-20 minutos (hasta que veamos que la crema está dorada).
- Retiramos la bandeja y dejamos que se enfríen un poco.

¡Y a comer! Puedes degustarlos recién salidos del horno o ya fríos ¡Serán todo un éxito y estarán deliciosos!

¡Mil gracias por la receta! La haremos estos meses mientras preparamos nuestras vacaciones en Portugal!
Pinterest

2/2/16

Mi #project365 en papel


Termina enero y sigo atenta los Project365 de muchos perfiles en Instagram (bueno, este año 366). Hay gente que lo hace durante un año (el año pasado disfruté mucho con el de Lo en las Nubes y Lucía Baballa), y hay valientes que encadenan dos años seguidos (ánimo Teresa).

26/1/16

Quesadillas de jamón y queso


  
Esta 'receta' ni es receta ni es nada. Es una cena express que se hace en casa cuando no hemos planeado nada, o se nos ha olvidado sacar algo del congelador. También la hacemos cuando las niñas, invadidas por el espítitu de Master Chef, quieren cocina ellas.

Es que me da hasta vergüenza ponerla....

Allá voy...

Ingredientes:
- Paquete de tortillas mexicanas de trigo (o de maíz).
- Jamón de York o fiambre de pavo.
- Queso en lonchas que se funda bien (havarti, cheddar...)

Preparación:

(De verdad que me da vergüenza, pero es por dar ideas)
Pon una tortilla en un plato apto para microondas. La cubres con una capa de queso y otra de jamón. Puedes poner doble capa de las dos cosas.

Lo tapas con otra tortilla. Mete el plato en el microondas 1 minuto (dependerá de la potencia del mismo). Se tiene que derretir el queso.

En casa lo comemos calentito. Lo partimos en porciones con el cortapisas y nos lo comemos con las manos. Lo puedes acompañar con guacamole y tomate!!!

Es también una opción para fiestas de cumple.



22/1/16

El primer vino del 2016

Estamos ya en la segunda mitad de enero y todavía no me he tomado un vino por aquí. En realidad, para ser sinceros, no nos tomamos una copita juntos desde principios de diciembre. Y en noviembre tampoco nos tomamos muchos juntos. Lo sé y lo siento, culpa mía.

Los últimos meses del año 2015 fueron un poco agobiantes en el trabajo y cuando llegaba a casa estaba bastante nerviosa y no me apetecía sentarme a escribir, la verdad. Parece que poco a poco, las cosas se van asentando, y que iré retomando el ritmo del blog, sobre todo nuestra cita de los viernes con su copita de vino, que a mí particularmente me encanta.

15/1/16

Este año ahorramos: método del bote


Este año tengo que ser más consciente con el ahorro. No me considero una despilfarradora, pero nunca me propongo ahorrar con un fin concreto.

El fin concreto ya lo tengo. Viajar!!! (ya buscaremos destino) así que ahora hay que ahorrar.
Hace unos meses mi amiga Cristina me habla del método del bote, y el trasfondo matemático que tiene, en forma de progresión aritmética me hizo gracia.